¡Elemental, mi querida América! es el musical CI-GIM 2018. Nace de la pregunta por el poblamiento americano. Presenta a la bella América indagando sobre sus orígenes, acompañada en esta aventura por Mnemesio, un sabio un poco desmemoriado, y los cuatro elementos de la naturaleza, Aire, Fuego, Agua y Tierra. Juntos emprenden la elaboración de la biografía americana, rememorando de una forma muy especial los momentos más representativos de la historia del poblamiento americano. Retomando la obligatoria correspondencia que se ha dado entre la multiplicidad de paisajes, climas y suelos, con la diversidad de comunidades de plantas y animales por un lado, y por otro, la pluralidad de comunidades humanas expresada en la diversidad cultural, social y lingüística. Correspondencia en la que el hombre americano ha forjado el ideal de felicidad, libertad y justicia que ha dado sentido a su vivir, y a las más grandes hazañas en la conquista del territorio, que no es el espacio físico, sino simbólico, sobre el que ha cimentado sus afectos y construido su porvenir. ¿Cómo lo han hecho? ¡Elemental, mi querida América!

“…Yo soy fuego, uno de los elementos transformadores del universo. Mi poder es concentrar la energía y volverla llama, plasma. Doy lumbre y  aliento, he estado en los fenómenos del Cosmos desde el principio de los tiempos…”

“…Yo soy aire. Mi naturaleza es gaseosa. Estoy aquí porque mis fenómenos han provocado muchísimos de los sucesos del poblamiento americano, soy un testigo, o más bien otro de los artífices de esta historia…”

“…Mi nombre viene del latín Terra, que viene de la raíz ters, que significa seco. Tengo mucho que contar sobre la historia del poblamiento americano. ¡Ah! Y también soy un elemento ransformador del Universo, que viene del latín Universus, unus, y versus, el único punto en que todo se une y gira…”

“…Mi nombre es agua, como elemento transformador soy un fluido, y mi poder es la capacidad de cambiar de estado, pues gracias a esto estoy en todos los espacios del planeta y mantengo los ciclos de lo vivo y lo inerte, los he presenciado todos…”

“… Yo soy Vida. Ni los biólogos más avezados han podido definirme, lo han intentado como fenómeno, como fuerza, como proceso. (…) les daré mi testimonio de cómo y en qué formas he presenciado toda la historia de América, con todo gusto ayudaré a construir su biografía personal…”

“…Soy Nemesio, el memorioso. Mi memoria es prodigiosa, no se imaginan… Mmm ¿en qué estábamos? ¡Ah, claro! Estamos en América…”